vida y obra de Vincent van Gogh

Vida y obra de Vincent van Gogh

Un reconocimiento a su obra y genialidad

El 29 de julio de 1890 moría a los 37 años de edad Vincent Van Gogh, uno de los pintores más famosos y reconocidos a nivel mundial, cuyo difícil e inestable carácter marcaría profundamente su estilo artístico. Unos 900 cuadros y más de 1600 dibujos fue su legado. Un audaz experimentador y todo un erudito en la historia del arte, paradigma de pintor atormentado, del genio solitario que solo vendió un cuadro en vida, sin embargo su obra es considerada hoy de valor incalculable desde todas sus dimensiones.

Vincent Van Gogh nació el 30 de marzo de 1853 en Groot Zundert, un pueblo holandés cerca de la frontera belga. Hijo de Ana Cornelia Carbentus y de Teodoro van Gogh, austero y humilde pastor protestante. Vincent era el mayor de los seis hijos; con su hermano Theo, seis años menor que él,  mantuvo una relación muy especial que sería determinante en su existencia y en su trayectoria artística. La correspondencia que ambos intercambiaron a lo largo de sus vidas testimonia la intimidad de esta relación, así como las pasiones, las angustias humanas y creativas que atormentaron a Van Gogh en sus últimos años.

Vincent fue un chico tranquilo e introvertido que disfrutaba dibujando los paisajes de su entorno, a los 16 años comenzó su carrera artística, no como artista, sino aprendiz de un marchand de arte, este trabajo le puso en contacto con grandes obras. En los países bajos admiró a los maestros holandeses como Rembrant y Hals, en Londres desarrolló un gusto por John Constable y en París se familiarizó con la obra de Camile Corot y Francois Millet. Cuando trabajó en Londres se enamoró de la hija de su casera, el rechazo de esta lo traumatizó, lo que nunca le permitió tener una relación estable.

En marzo de 1876 fue despedido de la sucursal parisina de Goupil, por haberle dicho a sus superiores lo que pensaba del negocio del arte; en los tres años siguientes Van Gogh fue profesor en Inglaterra. Posteriormente comenzó su carrera de sacerdocio y pasó varios meses como evangelista en una desolada región minera de Bélgica, pero también terminó en despido, se dice que tomó el mensaje cristiano de la caridad demasiado en serio, vistiendo en harapos tras haber donado sus mejores ropas. En el verano de 1879 decidió ser artistas a los 26 años de edad. El resultado sería impresionante.

Cuando Van Gogh comenzó a pintar, sabía que quedaba mucho camino por delante para que llegaran sus obras más famosas, estudió los libros de anatomía y perspectiva y copió las obras de Millet, pero pronto se dio cuenta que el estudio aislado no era suficiente, en octubre de 1880 se trasladó a Bruselas, allí asistió a clases en la Academia de Artes y gracias a la ayuda generosa de su hermano, pudo dedicarse a tiempo completo a sus estudios, Theo era seis años más joven que Vincent y al contrario que su hermano, estaba contento con su trabajo en la Galería Goupil. Cuando Vincent se trasladó a Bruselas, Theo comenzó a enviarle dinero. Fue un acuerdo continuado, documentado en las cartas que se escribían los dos hermanos. Se conservan cientos de ellas y son documentos vitales para estudiar al artista.

En sus cartas a Theo, Vincent no se limitaba a hablar de temas como el dinero, también revelaban intrincados detalles de su arte y su filosofía creativa, así conocemos al hombre, sus esperanzas, sus temores, sus aspiraciones, sus decepciones y lo más importante: su profunda preocupación por el arte y la condición humana. Era una persona seriamente preocupada y no superficial, de una impresionante profundidad intelectual que nos permite entender sus ideas, pensamientos y creencias de una manera muy sincera.

El arte era todo para Van Gogh, sus primeras obras tienen una paleta oscura y de colores ocres y sienas, con temas dedicados al pueblo y a las clases más pobres, intentando retratarles de la forma más realista posible, una de sus obras más relevante de ese momento se titula: Los comedores de patatas, obra que puede considerarse la culminación de una etapa en su obra, sin embargo él sabía  que debía ir más allá, exponerse a nuevas influencias, nuevas ideas, nuevas visiones.

Obra: Los comedores de patatas. 1885. Vincent van Gogh. Museo van Gogh

Su ingreso a la Academia

En noviembre de 1885 Van Gogh comenzó a sospechar que estaba perdiendo el tiempo, ese mes dejó a su familia y a Holanda para siempre; en los siguientes 56 meses creó su leyenda. Llegó al puerto belga de Amberes para estudiar en la Academia de Bellas Artes, pero también buscó sus propias influencias, especialmente impresionado por el manejo del color del pintor Peter Paul Rubens, ese entusiasmo de Van Gogh por el color también fue inspirado por otro artista de su siglo, uno de los grandes del romanticismo Eugene Delacroix.  El siglo XIX se caracterizó por generar en el arte nuevas teorías sobre el color a partir de experimentos ópticos. Las teorías sobre el color de Delacroix influyó a Van Gogh mucho más de lo  que aprendió en la Academia de Artes. También había descubierto el arte japonés; de ese arte le gustaba los aspectos formales, la exactitud de los trazos y la atención al detalle. El cuadro Barcas en la playa, es un cuadro fantástico y muy japonés por su estilo, delinea increíblemente los barcos de una forma muy decorativa atendiendo cuidadosamente a los detalles.

En marzo de 1886, viaja a París siendo allí donde comienza su grandeza como artista, durante sus dos años en la capital francesa conoció a los impresionistas, entonces su pincelada se liberó, sus colores se aclararon e iluminaron. La era del post-impresionismo daba sus primeros pasos con las obras de artistas como Toulousse – Lautrec, Seurat y Signac. Van Gogh los conoció a todos, en especial se sintió atraído por la técnica del puntillismo en la obra de Seurat y Signac. También lo influenció el color plano del pintor francés Paul Gauguin, una amistad que terminó de forma trágica. Sus dos años en la capital francesa habían sido de vital importancia para su arte, cansado de París se va al sur de Francia, buscando un lugar cálido y luminoso para pintar, su destino fue la ciudad de Arlés, fue en esta ciudad provenzal donde la genialidad de Vincent van Gogh, comenzó por fin a revelarse. Solía trabajar 16 horas pintando paisajes, bodegones y retratos. Su ejecución era rápida, pero también era precisa y minuciosa al detalles. Para entonces ya había desarrollado su propia filosofía artística que igualaba el arte de la pintura al arte de la música.

El color en su obra

Para Van Gogh el color era la clave, sus pigmentos eran audaces e intensos en un todo unificado. Van Gogh estaba obsesionado con el color amarillo, cuando le pedía a su hermano que le comprara las pinturas, el amarillo era el primero de la lista, para él el amarillo tenía un significado espiritual y simbólico, inspirando uno de los cuadros más famosos e impresionante de toda su carrera: Los girasoles pintado en agosto de 1884, actualmente se encuentra en la National Gallery de Londres.

El Óleo sobre tela La noche estrellada de Vincent van Gogh fue uno de sus éxitos artísticos después de su muerte; es una de las obras más conocidas en la cultura moderna además de ser uno de los grabados más reproducidos y deseados. Hay muchos aspectos que intrigan a las personas que miran esta pintura, y cada rasgo afecta a cada individuo de una manera diferente; por ejemplo, el cuadro contiene un cielo nocturno lleno de nubes con movimientos giratorios rápidos, estrellas ardiendo con su propia luminosidad y una luna creciente brillante. El cielo mantiene el movimiento en los ojos del espectador, siguiendo las curvas y creando una imagen punto a punto con las estrellas. Debajo de unas colinas onduladas en el horizonte hay un pueblo pequeño. Tiene  una esencia tranquila circulando con fluidez en las estructura compositiva. Quizás los colores oscuros y fríos, y las ventanas ardientes provoquen memoria de nuestra niñez, llenas de la curiosidad de lo que existe en la noche y en el cielo lleno de estrellas. La torre de la iglesia y el ciprés son los únicos dos elementos que apuntan hacia el cielo. Representan el gran poder de la naturaleza, a la que ovacionan. Las constantes curvas de las líneas reflejan las del cielo y crean la sensación de profundidad en la pintura, que permite que el observador interprete la pintura desde su propia perspectiva.

Obra: La noche estrellada. 1889. Vincent van Gogh. MoMA

Van Gogh usaba los colores para expresar emocionalidad. La distribución de los colores blancos, amarillos, verdes y azules que el pintor aplica en el cielo son mucho más vivos que los tonos sombríos de una ciudad. El uso de los colores blanco y amarillo para crear el efecto de los espirales lleva la atención del espectador al cielo. La pintura está hecha con pinceladas energéticas y pastosas que forman surcos y relieves. Las líneas son dinámicas al serpentear y ondular por el cuadro, lo que crea sensación de un movimiento continuo.

Van Gogh pintó La noche estrellada mientras permanecía en un manicomio de Saint-Rémy en 1889. En las cartas a su hermano Theo, Van Gogh afirmó que en un atardecer desde la ventana del asilo, vio una estrella muy brillante. Como mencionamos, durante su juventud dedicó su vida a misiones evangelistas, se cree que este intento religioso se refleja en las once estrellas de la pintura. En Génesis 37:9. la declaración siguiente dice: «Y soñó otro sueño más, y les dijo a sus hermanos, y dijo, ‘Miren, yo he soñado un sueño; y, miren, el sol y la luna y las once estrellas me hicieron reverencia. »

Pintar cuadros de paisajes nocturnos fue una fijación para Van Gogh. Antes de su famosa Noche Estrellada, hubo otras que, aunque no se hicieron tan famosas, demuestran la gran pasión y curiosidad de Van Gogh hacia la observación del cielo nocturno. Un año antes de terminar La noche estrellada, el genio creó la obra Noche estrellada sobre el Ródano, y previamente a esto, pintó Terraza de café por la noche.

Obra: Noche estrellada sobre el Ródano. 1888. Vincent van Gogh. Museo d´Orsay

En vida, Van Gogh solo vendió una obra, el Viñedo Rojo, comprado por la coleccionista de arte Anna Boch por la suma de 400 francos en 1890. Tras su muerte, Van Gogh tuvo en su cuñada a su mejor representante, Johanna Gezina Van Gogh-Bonger, que fue propietaria de la pintura La noche estrellada, además heredó las obras del artista en 1891, tras el fallecimiento de éste y de su esposo Theo, quien murió seis meses después. En ese momento, ella comenzó a manejar la correspondencia y publicidad de los cuadros, promocionando el arte de Van Gogh hasta impulsar su ascenso a la fama. La noche estrellada se vendió por primera vez en 1900 al poeta francés Julien Leclerq, quien se lo vendió al artista post- impresionista Émile Schuffenecker. Seis años después, Johanna lo recuperó para entregarlo a la Galería Oldenzeel, en Rotterdam. Ahora este cuadro se encuentra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) y se presentó al público por primera vez en el Museo de Arte Moderno de Manhattan, en 1931.

El 27 de julio de 1890 se oyó un disparo cerca del pueblo francés  Auvers-sur-Oise, era el sonido del suicidio, el último acto desesperado de un hombre enfermo, dos días después una vida de lucha llegó a su fin, cuando Van Gogh murió, tenia 37 años y era casi desconocido, solo había vendido uno de sus cuadros, había sufrido la soledad, la persecución y finalmente la locura que le condujo la suicidio; pero su muerte también marcó el comienzo de la leyenda, pasó poco tiempo, antes que su genialidad fuese reconocida. A principios del siglo XX, sus cuadros obtuvieron el reconocimiento de obras maestras y se dio a conocer la triste historia de su vida. La anécdota de cómo se cortó su propia oreja está entre las más citadas de la historia del arte.

La vida de Vincent van Gogh, no sería tan atractiva si no fuera por la calidad de su arte, toda ella generada unos pocos años antes de su desaparición.  Sus obras se encuentran entre las imágenes más conocidas del arte occidental y su valor económico alcanza decenas de millones. Un artista que revolucionó la concepción del arte con sus pinceladas gruesas y espirales, solía pintar para expresar emociones puras de una forma que nadie hacía en el momento y que no se ha conseguido desde entonces. Le preocupaba la gente, el ser humano, la condición humana, en otras palabras, la emoción humana. Aportó una nueva dimensión de una forma audaz y novedosa a las bases del Arte Moderno.

El potencial emocional en la obra de Van Gogh, es tal vez lo que atraiga a los coleccionistas dispuestos a pagar fortunas por sus obras, en nuestras sociedades donde hay tantos sentimientos no permitidos o reprimidos, obras de artes que lo muestran de forma tan visible, pueden resultar liberadoras, esto hace que sus pinturas sean tan populares. Quizá la tragedia definitiva para Vincent van Gogh fue el hecho que jamás llegó a saber el valor que alcanzarían su arte en el futuro.

Sobre su vida y obra recomendamos tres filmes: Sed de vivir de 1951, Vincent y Theo de 1990,  y  Van Gogh en la puerta de la eternidad de 2018, también le recomendamos a ustedes el libro «Vincent Van Gogh, cartas desde Provenza«, ediciones Odín de Barcelona, España.


Bibliografía:

Vincent Van Gogh, cartas desde Provenza, ediciones Odín de Barcelona, España.
Historia del Arte contada por Gombrich. E.H Gombrich. Editorial Debate. Barcelona.
Genios de la pintura. https://www.documaniatv.com/

Programa radiofónico HJUT 106.9 FM. Universidad Jorge Tadeo Lozano. Bogotá – Colombia. Sábados 9:00 pm. y lunes 1:30 am.
https://www.utadeo.edu.co/es/micrositio/emisora-hjut
El arte y las artes“un encuentro con el espíritu creativo en la historia”


¿Quieres ser un experto en Artes?. Estudia un Diplomado virtual de Arte Contemporáneo. (120 horas de estudios en 16 semanas). ¿Te interesa?, consúltalo en: https://www.arssonorus.org/diplomado-arte-contemporaneo


Amarilys Quintero. Artista Intermedial- Comunicadora – Docente. Coordinadora de la plataforma dedicada a la educación, investigación y divulgación artística ARS SONORUS. Estudiosa y apasionada de la Historia del Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *